domingo, 3 de mayo de 2015

Informes

Personas sensibles, sinsentido del humor, dramáticas  recatadas, púdicas  reservadas, cautas, decorosas, pudorosas, castas, modestas, prudentes, precavidas, discretas, "decentes", moralistas, y con un criterio no acorde con este entrada o con tendencia a discutir por tonterías... 

Abstenerse.   


-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-+-

Tu olor me embriaga. Me deja con los sentidos aturdidos. Tus manos me rozan en sitios prohibidos. Nada de esto puede salir de aquí.

Tus dedos rozan mi cintura mientras se deslizan lentamente hacia mi pecho. Una lentitud tortuosa que me provoca escalofríos por todo el cuerpo. Cuando me rozas las clavículas te acercas un poco más a mí. Tus labios me rozan las comisuras de los míos. Abro los ojos después de un suspiro. Me miras. Sonríes. Te relames. Tus manos me rozan los brazos hasta aprisionar mis muñecas. No dejas de mirarme y sabes que eso me vuelve loca. Levantas mis muñecas por encima de mi cabeza. Sabes que en tu despacho no tienes nada para atarme, pero una simple orden y sabrás que no la incumpliré.


“No bajes las manos” – susurras en mi oído. Tus manos viajan por mis caderas a voluntad. Cada milímetro es un estremecimiento en mi espina dorsal. Me levantas la falda lentamente mientras te arrodillas.  La tentación de bajar las manos y apoyarlas en tu cabeza cada vez es más grande, pero me has dicho que no lo haga, y debo hacerte caso, no quiero que me vuelvas a azotar.

"Ah..."


Cuando vuelves a levantarte para estar a mi altura apenas me tengo en pie, me tiemblan demasiado las piernas, casi no puedo mantener los brazos por encima de mi cabeza. Me agarras por la cintura mientras me susurras -“buena chica, ya puedes bajar los brazos”. Dejas que repose sobre tu pecho...


No podemos hacer ruido o nos oirá todo el mundo. Cuando pasa un momento me sueltas y te separas un poco de mí.


“Contra el escritorio” -  Dices con voz ronca mientras oigo el sonido de tu cinturón. Apoyo las manos y me inclino hacia delante.




“¿Hasta donde me dejarás llegar hoy, pequeña?”

4 comentarios:

  1. Anónimo2:38

    Muy sugerente y apasionado... Me has transportado a ese despacho xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Esa era la intención :D

      Eliminar
  2. Anónimo8:56

    Esta muy bien relatado y se nota que te gusta escribirlo.

    Se esperaba un poco más largo pero así deja a la imaginación. Muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno si breve, dos veces bueno.

      Así vosotros también le dais a la imaginación ¿qué hubiera pasado después? ¿Los pillarían? ¿No? ¿Él se llevaría algún trofeo de ella? ¿Esto pasa sólo en la imaginación de él o en la de ella?

      Vosotros también formáis parte de esto :)

      Eliminar