jueves, 7 de noviembre de 2013

Impaciencia

Desbloqueo y vuelvo a bloquear el móvil. Sé que lo he mirado hace tres minutos pero me da igual. Esas conversaciones que tenemos no me dejan que me concentre. La profesora explicando a lo suyo. Dejo que mi mirada vague por el resto de la clase. Es una suerte haber escogido el único sitio al lado de un enchufe, así puedo tener el portátil encendido mientras "tomo apuntes". La tentación de conectar el móvil cual módem y conectarme a ver si estás es demasiado grande. Pero sé que no estás, o al menos no deberías. Tu también deberías estar concentrado en tus cosas. 

Vuelvo a desbloquear el móvil. El nerviosismo latente en mi cuerpo se transforma en golpecitos al suelo con el pie, y en morderme el labio. Terminaré haciéndome sangre, como siempre. Pero qué más dará.

Bloqueo el móvil y lo meto en la mochila. Ya está. No pienso mirarlo más hasta que termine la clase. Intento atender a los apuntes que tengo delante y a lo que dicen las profesoras. 

Dios mío que tostón. Saco el móvil de la mochila. Una notificación. Me siento muy derecha en la silla mientras miro a ver qué es. 

Un Gmail de eBay. Me cago en la puta. Vuelvo a bloquear el móvil y lo meto en la mochila. ¿Por qué me ofusco? A ver si por la ventana veo algo interesante. 

No hay ni un alma en el patio. Ni pájaros. Normal. Con el frío que hace no hay huevos a salir ni del nido. Mi atención vuelve a la clase y no sé por qué. Todo el mundo saca los cuadernos rápido y copian algo de la pizarra. Mierda, parece importante. Garabateo tres cosas en los márgenes de los folios que tengo casi pintados en su totalidad por subrayadores fluorescentes. Ya lo pasaré a limpio. 


Claro, como esos apuntes que tengo pendientes de pasar a limpio desde casi que empezamos el curso. Esta tarde me pongo con ellos sí o sí. 

Saco el móvil de la mochila. Maldita tentación. Al final me lo confiscarán seguro. Otra notificación. Como sea eBay otra vez tiro el móvil por la ventana.


Un mensaje. Mi corazón se acelera y me pongo colorada. Miro a mi alrededor por si acaso. Cada uno va a lo suyo. Bien. Desbloqueo el móvil y abro el mensaje.

¿Qué será?

No hay comentarios:

Publicar un comentario