martes, 20 de agosto de 2013

The SilverMoon

The SilverMoon

Cuenta la leyenda, que una vez cada 150 años, si miras fijamente a la luna llena, podrás observar como lentamente un halo de plata la envuelve, apenas perceptible. Y, si tienes el suficiente poder, el resto de tu vida obtendrás riquezas inimaginables. 


Desde antaño, miles de personas por todo el mundo han ido en busca de indicios que predigan la próxima "Luna de Plata", o pistas sobre la persona que podría haber recibido su poder, puesto que no habría persona igual en el planeta Tierra. Ojos del color de la plata, y cabellos largos y blancos como la nieve recién caída. Así la describían. Por su puesto, la Luna siempre ha estado íntimamente ligada a la feminidad, las únicas constancias que se tienen del poder de la Luna, a lo largo de toda la historia, siempre han sido personajes femeninos, tales como Juana de Arco, que gracias al poder recibido por la Luna, comandó a su pueblo hacia la prosperidad, aunque ello le costase la vida. Su mayor riqueza fue ser recordada para siempre.

La gran mayoría de Cazadores pertenecientes al Gremio, eran hombres. Extasiados por las historias de tabernas, cegados por las ansias de poder, buscaban por todo el mundo a la chica de cabellos blancos que (convencidos de su propio poder) la convertirían en su esposa, y así conseguirían que su riqueza, o su nombre, perdurase para siempre. 


Aunque eso no significaba que no hubiera Cazadoras. Aunque ellas buscaban algo diferente. Ellas no buscaban a su Elunerí [o como el gremio conocía a la chica de la Luna]. Ellas buscaban sus datos. Cuándo consiguió el poder. Cuanto tiempo hacía de ello, y sobre todo. Dónde lo había conseguido. Todos los puntos de conversión se repetían una y otra vez, aunque de manera errática, algunas veces incluso aparecían puntos que no habían sido usados antes. Otras veces, el mismo punto se usaba varias generaciones seguidas.
Ellas no querían cazar a Elunerí y casarse con ellas para compartir las riquezas. Ellas querían convertirse en la siguiente Elunerí. O al menos, sus hijas, o quizás nietas.

¿Que cómo no os habías enterado antes de esto? Bueno, todo está perfectamente ocultado en la sociedad. A 2 de Abril de 2034, no había muchas personas que creyeran en "cuentos de hadas".

Pero quién iba a pensar, que una simple chica universitaria consiguiese convertirse en Elunerí sólo por estar en el lugar equivocado en el momento inadecuado. 



Melassia.... Buena suerte. 

2 comentarios:

  1. Me gusto mucho la historia.
    Aunque estoy algo cansado de: personas que buscan el poder externamente, sin darse cuenta, de que el mayor poder esta dentro de cada uno y cada cual es libre de hacer lo que quiera con él.
    Por lo demás bien escrito y estructurado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. No buscan el poder, buscan la reafirmación como ser, como humano, el perdurar en la historia, en tener riquezas para que conozcan su nombre. Por eso pongo el ejemplo de Juana de Arco. Las riquezas son más un segundo plano (aunque no menos importante)

    ¡Muchas gracias por pasarte! Besitos!

    ResponderEliminar