martes, 6 de noviembre de 2012

Más


Estoy ahí. Y lo sabes. Sientes mi presencia. Mi olor. Notas mis caricias. Mis labios. Mi lengua. Mis dientes en tu cuello. Lo notas perfectamente. Soy difícil de olvidar, ¿eh? Me recuerdas, tu piel lo hace. Y tan solo estoy a dos pasos de ti. Cabezota... Jamás te girarías a pedirme más... Pero eres débil. La carne es débil. Así que yo misma voy hacia ti. Lentamente. Gateando. El nórdico amortigua mis avances. Pero eso a ti te da igual. Sabes que me estoy acercando. Lo sé. Has vuelto a tensar tus hombros. Rodeo tu cintura con mis brazos, mientras apoyo mi cabeza en tu hombro y respiro a tu oído. Cada vez estás mas tenso. Dispuesto a saltar cuando menos me lo espere.

Ahh.. Pero siempre creíste ser el cazador... Y ahora estás siendo cazado...

Solo necesito una palabra. Una palabra y volveré a romper todos tus esquemas. Una sola palabra y volveremos a comenzar.

-"Más..."


Te giras demasiado rápido. Me agarras de las caderas y me estampas contra el colchón. Tu frente apoyada en la mía. Nos devoramos con los ojos el uno al otro. Pulsos acelerados. Respiraciones acompasadas.


-"Más..."


Y vuelta a empezar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario